Un verano sin mosquitos

mosquitos

Durante el verano los niños están más tiempo fuera de casa, jugando en la terraza, el jardín, el patio o el balcón. Pasan largos ratos, meriendan, comen y hasta hacen la siesta al aire libre, pero si no se quiere sufrir las molestas picaduras de insectos, y sobretodo la de los mosquitos, que además de escozor e hinchazón pueden transmitir distintas enfermedades o provocar reacciones alérgicas, será necesario tomar algunas precauciones:

  • Evita que no quede agua estancada ni en las jardineras ni en cualquier otro recipiente.
  • Si detectas nidos de insectos, rocíalos con un insecticida.
  • Existen productos que mezclados con el agua sirven de repelentes. Pueden aplicarse fácilmente en toda la superficie del suelo fregando la terraza como lo harías habitualmente o vaporizando la zona. El vinagre es también un buen repelente para mezclar en el agua.
  • No emplees cosméticos, perfumes, esencias o jabones que tengan un olor dulce.
  • Cubre todo tu cuerpo con prendas de ropa de algodón, lino o seda. Es mejor que la ropa sea de tonos neutros y claros pues los oscuros y brillantes atraen a los insectos.
  • Puedes aplicar sobre la piel o la ropa repelentes a base de citronela, que no duran tanto como los tradicionales, pero son aptos para los niños e incluso para los recién nacidos.
  • Las plantas de albahaca y la lavanda son repelentes de insectos muy naturales.
  • Si disfrutas de una comida en el exterior, debes procurar que los alimentos y bebidas queden bien tapados, para evitar que su olor atraiga a los mosquitos.

Y si a pesar de todo te ha picado un mosquito puedes ponerte en la picadura un poco de limón o ajo para aliviar los síntomas.