Prevenir el fracaso escolar

fracaso_escolar_estudiar_d

En España el 30% de los alumnos acaban con fracaso escolar, es decir, abandonando los estudios antes de finalizar la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), que termina a los dieciseis años.

Hay que distinguir entre el fracaso escolar en los casos en que hay causas médicas, trastornos de aprendizaje, baja dotación intelectual (y a veces superdotación), trastornos emocional, incluyendo depresión y otros trastornos psiquiátricos, etc., del fracaso escolar para aquellos alumnos que, con una inteligencia normal y sin causas o deficiencias orgánicas conocidas, no acaban los objetivos educativos previstos.

Dejando a un lado los fracasos debidos a causas médicas, intelectuales (cognitivas) o de trastornos emocionales severos. Lo que interesa a los padres es ver cuantas cosas se pueden hacer para prevenir y evitar el fracaso escolar. Son las siguientes:

  • Mantener una comunicación diaria con los hijos, que incluya la conversación sobre los hechos cotidianos y la expresión de afecto. Promover el diálogo y, cuando sea necesario, la expresión constructiva de conflictos personales y familiares.
  • Evitar que la escolaridad y las notas sean el único tema de comunicación con los hijos. Interesarse por ellos integralmente. Un hijo es una persona, no un alumno.
  • Comprender que la función de educar es tanto de la familia como de la escuela, que deben ir en la misma dirección, y que aquélla debe apoyar y ayudar a ésta en su función de instruir.
  • No desprestigiar al sistema escolar ante los hijos, aunque pueda reconocerse que sin duda tiene fallos. Por el bien de aquéllos, la actuación más inteligente y productiva es una colaboración constructiva con la escuela.
  • Mostrar actitudes positivas hacia la educación que están recibiendo sus hijos, valorar el esfuerzo y el trabajo de los profesores. Evitar comentarios despectivos acerca de éstos o de la escuela.
  • Comunicarse habitualmente con los profesores, acordar objetivos educativos adecuados a las capacidades y motivaciones del hijo.
  • Participar activamente en la vida del centro educativo. Participar en programas de destrezas para padres.
  • Comunicarse con los padres de los compañeros del hijo, lo que facilita compartir pautas y experiencias educativas, y que haya más adultos pendientes de los niños.
  • Mostrar interés en aficiones, juegos y actividades con valor educativo.
  • Comentar en familia libros, revistas, noticias, programas de televisión… Leer el periódico habitualmente y debatir con los hijos cuestiones de actualidad. Hacer visitas culturales en familia: museos, exposiciones, teatro, bibliotecas, librerías, zoológicos… Participar en actividades intelectuales y culturales.
  • Tener en el hogar libros de lectura y consulta.
  • Dar interés al lenguaje en la comunicación familiar, estimular la ampliación del vocabulario, promover un uso correcto y cuidadoso del lenguaje. La cultura no tiene por qué se pedantería, y se puede cultivar la sencillez sin incurrir en la simpleza.
  • Establecer en casa rutinas que incluyan tiempo para dormir, estudiar, leer, juego y ocio.
  • Proporcionar un lugar tranquilo para estudiar y leer.
  • Dar importancia a la puntualidad.
  • Controlar y analizar los programas de televisión junto con los hijos.
  • Interesarse y conocer los progresos escolares y el crecimiento personal del hijo. Seguir la evolución de sus capacidades.
  • Estimular experiencias de aprendizaje y un uso productivo del tiempo como algo habitual en la vida familiar.
  • Estar al día de los programas y contenidos educativos.
  • Dar a la vida escolar de los hijos el mismo interés que a la vida profesional de los adultos. Seguir de cerca sus avances y dificultades. Valorar sus resultados y su esfuerzo.
  • Evitar las etiquetas y los fatalismos, tener en cuenta que los adolescentes suelen sufrir crisis que en la mayoría de los casas acaban pasando y son capaces de recuperar el tiempo perdido.
  • No presionar a los hijos para que sean “los mejores”. No hacer comparaciones con hermanos o compañeros.
  • Más que reprender o castigar las malas notas, buscar las causas de los bajos resultados.
  • Evitar actitudes excesivamente rígidas, autoritarias y perfeccionistas.

Extracto del libro Mi hijo es un vago, Luciano Montero, La Esfera de los Libros.

LIBRO RECOMENDADO

Son muchos los padres que se sienten impotentes ante la conducta de sus hijos. La pasividad de éstos para colaborar en casa, estudiar, trabajar… y, ver cómo malgastan y desperdician el tiempo, es una de las principales preocupaciones de los progenitores. El psicólogo Luciano Montero, nos brinda con este libro, los conocimientos que debemos tener para entender y comunicarnos adecuadamente con los hijos, pues la primera mejora empieza por un cambio de actitud de los padres Sigue leyendo >>>