Enseñando a aprender

aprender_hijo_d

Nos olvidamos de que los niños no nacen sabiendo, y que por esa razón hay que enseñarles las cosas. Desde caminar, hablar, vestirse… hasta enseñanzas más complejas que se van adquiriendo al ritmo que se cumplen años.

Los padres no siempre son conscientes de cubrir las diferentes etapas por las que va pasando el aprendizaje, el hecho de detallarlo puede ayudar a mejorar el proceso de enseñanza. Dicho de otro modo, no podemos pretender que un niño aprenda a hacerse su cama solo dictándole la orden y confiando en que alguna vez nos haya prestado atención mientras la hacíamos nosotros.

Si queremos asegurarnos de que los hijos hayan adquirido una buena comprensión de la petición que le hemos comunicado, tendremos que tener presente los siguientes pasos:

  • Explicitar: es necesario que el niño tenga bien claro qué se le ha pedido que haga. A veces los adultos damos por hecho de que el niño nos ha entendido, pero es posible que en realidad no sea así. Tenemos pues que explicar con claridad una sola cosa. Por ejemplo: “tienes que hacer tu cama”.
  • Explicar: dependiendo de la edad y la capacidad del niño será conveniente dar explicaciones detalladas de la cosa a realizar. Tampoco hay que aturdir al niño con más información de la que necesita y está preparado para entender. Por ejemplo: “has de extender las sábanas, colocar la almohada y por ultimo cubrir con la colcha bien extendida”.
  • Representar: no siempre las explicaciones son suficientes por si solas, por eso lo mejor es acompañarlas con una representación, metáfora, o información que haga al niño más fácil la comprensión. Por ejemplo: “hay que vestir la cama del mismo modo que te vistes tu”.
  • Demostración: puede ser muy útil si a la explicación que le damos al niño lo acompañamos con una demostración práctica de lo que tiene que hacer. Por ejemplo: “fíjate con atención como lo hago yo”.

Por último, ya solo queda el niño experimente por sí mismo y ponga en práctica lo aprendido. Nuestra labor consistirá en ofrecerle nuestro apoyo en caso de dudas o errores. Tan solo a base de ir repitiendo la acción se irá consolidando ese aprendizaje, es decir, con la práctica ira desarrollando la capacidad de realizar esa acción con mejores resultados. Y esa práctica será también la que convierta esa acción en un hábito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × cinco =