Cómo se desarrolla un parto

3449947d

La mayoría de embarazas conoce los tres síntomas claros que anuncian la proximidad del parto: las contracciones frecuentes y regulares, la expulsión del tapón mucoso del útero y la rotura de la bolsa de agua. Pero muchas no tienen claro qué es lo que sucede cuando llegan a la clínica para tener a su bebé. Aquí te lo contamos.

Cada parto es distinto y unos pueden presentar mayores dificultades que otros pero, si el parto es vaginal, siempre se suceden las mismas fases: dilatación, expulsión del bebé y expulsión de la placenta.

Cuando la embarazada llega al hospital, el personal sanitario le hace una revisión general y evalúa el estado del feto. Si el cuello del útero ha empezado a borrarse, la embarazada se quedará ya ingresada y se inician los preparativos: se desnuda, se pone la bata típica de hospital, y te ponen suero (ya que durante las próximas horas no podrá beber ni comer), y le dejarán puesta en la vena un vial por si en algún momento necesita medicación (oxitocina, calmantes, o anestesia).

Dilatación

Muchas embarazadas, tras haber soportado algunas horas de contracciones, llegan a la clínica con uno o varios centímetros de dilatación. La comadrona, o personal sanitario, irá comprobando de forma periódica como va avanzando la dilatación del cuello del útero, y colocarán alrededor de la barriga las correas que controlan el ritmo de las contracciones y el latido del corazón del bebé.

La reducción del cuello uterino se produce cuando la embarazada siente las contracciones cada 10 minutos y con una duración de unos 30 segundos aproximadamente, consiguiendo que el cuello dilate hasta 5 centímetros aproximadamente. Durante este periodo que suele durar de 5 a 8 horas (en una mujer primeriza), conviene que la embarazada practique las respiraciones aprendidas, que respire lenta y profundamente (la más recomendable durante las contracciones es la combinación de la respiración abdominal y torácica), y algún ejercicio de relajación.

Una vez alcanzados los 5 centímetros de dilatación, puedes solicitar anestesia epidural. Si decides no ponértela debes saber que no podrás cambiar de opinión cuando la dilatación esté más avanzada pues entonces ya no tendría efecto.

A medida que pasan las horas, las contracciones son más frecuentes (cada 3 o 4 minutos) y más intensas, con una duración de 40 a 60 segundos. El tiempo que transcurre durante esta fase, en la que la dilatación alcanza unos 7 cm. aproximadamente, es de unas 2 o 3 horas.

Para que la dilatación sea completa (10 centímetros) la embarazada tendrá que esperar alrededor de una hora más. Durante este período las contracciones son más frecuentes (cada 2 o 3 minutos) y duran de 60 a 90 segundos cada una.

Durante esas horas en las que se produce la dilatación total puedes sentir frío y calor repentino, sudores, tensión, y quizá tengas ganas de empujar al bebé para que nazca. Para paliar estas molestias es recomendable practicar respiraciones torácicas, cortas y rápidas para intentar relajarte además de evitar la presión del diafragma sobre el útero.

Es posible que durante la dilatación, a causa de una contracción fuerte, se produzca la rotura de la bolsa del líquido amniótico. Si eso no sucediera sería el tocólogo quien la podría romper para acelerar así la expulsión.

En muchos hospitales rasuran el pubis y aplican un enema que evita la defecación en el momento del nacimiento, aunque no es una pauta común, si tus intestinos están vacíos y has orinado recientemente es posible que evites esas actuaciones. También te aplicarán un producto desinfectante (a base de yodo) en toda la zona del periné, para evitar infecciones durante el parto.

Expulsión del bebé

Cuando la dilatación ha alcanzado los 10 centímetros el bebé está listo para salir. Entonces te trasladan a la sala de partos y te colocan en la mesa con las piernas abiertas, separadas y las rodillas dobladas, colocadas sobre unas perneras (es la posición más adecuada para el tocólogo aunque no tanto para la parturienta).

A partir de ese momento la embarazada tiene un trabajo más activo en el parto ya que con cada contracción deberás empujar para ayudar a tu bebé a nacer. Cuando estas contracciones se producen, debes inspirar (para que el diafragma oprima al útero y ayude a expulsarlo) y empujar hacia abajo, de modo que la región lumbar esté en contacto con la mesa de parto.

Es importante que entre pujo y pujo (entre dos contracciones) aproveche esos 2 o 3 minutos para  recuperar fuerzas respirando con normalidad.

En la mayoría de los partos por vía vaginal, el tocólogo realiza un pequeño corte en la zona perineal, llamado episiotomía, para facilitar la salida del bebé y evitar posibles desgarros de los músculos de esta zona.

A medida que las contracciones se producen, el bebé desciende por la pelvis, hasta que llega el momento en el que gira la nuca y su cabeza empieza a asomar a través de la vulva (parte externa de la vagina), es el llamado coronamiento. A partir de entonces, la cabeza sale totalmente con la ayuda del tocólogo, que empuja los labios menores de la vagina. En esta fase, la cara del niño mira hacia el suelo, pero el tocólogo la gira y la pone mirando hacia el muslo. Y con un nuevo empuje saldrán los hombros y el resto del cuerpo. Tras el bebé sale el líquido amniótico que quedaba en tu útero.

Una vez que el bebé ha nacido, el tocólogo esperará unos minutos para cortar el cordón umbilical, de esta forma el bebé continuará recibiendo oxigeno de la madre hasta que sus pulmones se llenen de aire e inicie la respiración autónoma.

Una vez cortado el cordón se le tapa rápidamente para que no coja frío y se le deja unos minutos sobre la madre, a veces, se le pone directamente piel con piel (que es lo más recomendable) y se le cubre al bebé con una sábana. Luego la comadrona se encargará de limpiar al bebé, medirlo, pesarlo (todo bajo un foco de calor), taparlo bien, quitarle las mucosas de nariz y boca, le pondrán unas gotas en los ojos para evitarle infecciones (que seguramente le hincharán los párpados), se le realiza el Test de Apgar que permite conocer el estado del recién nacido. Y por último se le pone una pulsera en el tobillo en la que está grabado el nombre de su madre y sirve para identificarle, con el mismo fin, se toman sus huellas dactilares  y las de los pies. Todos estos cuidados del recién nacido se realizan en la misma sala de partos donde está la madre, con lo que ésta no lo pierde de vista ni un solo momento.

Expulsión de la placenta o alumbramiento

Mientras el bebé es aseado y reconocido por el personal médico, la madre vuelve a sentir nuevas contracciones (más débiles que las anteriores). Estas contracciones tienen la finalidad de separar la placenta del útero, y deben descender hacia la vagina junto con las membranas que envolvían al feto. Una vez que la placenta ha sido expulsada, el tocólogo la examina para comprobar que está completa y no quedan restos en el útero, pues en ese caso se produciría una hemorragia importante.

A continuación se sutura la episiotomía y se comprueba que el útero se endurece. La comprobación de esto último es importante porque este endurecimiento indica que los vasos sanguíneos de esta zona se taponan y, en consecuencia, la pérdida de sangre no será abundante, evitando así complicaciones para la parturienta.

Antes de abandonar la sala de partos y dar por finalizado el período de alumbramiento, el médico examina el estado general de la madre: pulmones, pulso, tensión arterial, temperatura, etcétera. Y luego ya te suben a tu habitación junto con tu bebé.

_____________________________________________________________________________________

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Semana 40: El parto
Las primeras horas de vida del bebé
La subida de la leche
Cuidados durante el posparto
Tras el parto, controla las visitas

_____________________________________________________________________________________

10 thoughts on “Cómo se desarrolla un parto

  1. Me gusta mucho esta pagina!!
    De hecho yo no soy mamà, pero me inscribi xq mi tia pronto lo va a ser!!!
    Les quosiera pedir q me envien msgs de como controlar los calambres y las estrias x favor de vrdad q bonita pagina

  2. Hola. Para las estrías lo mejor es hidratar la piel con crema hidratante. Hay que usarla todos los días sobretodo en zonas como el pecho, barriga, nalgas y glúteos. También es recomendable el aceite de rosa de mosqueta, te recomiendo leer el artículo que hay en la sección de Embarazo “Beneficios del aceite de rosa mosqueta“. Para los calambres, te recomiendo hacer algo de ejercicio (caminar, subir escaleras y estiramientos de piernas..). Dicen que comer plátanos mejora los calambres, aunque si tienes problemas de estreñimiento yo te lo desaconsejo.

  3. Tuve a mi primer niño y mi parto fue estupendo, no porque seas primeriza vas a tener un parto largo y doloroso. Yo rompi aguas y cuando llegue al hospital aun no estaba de parto, no tenia ni dolor ni contracciones. 45 minutos mas tarde estaba con 4 centimetros de dilatacion y solo con 3 dolorcillos. Me pusieron la epidural y 2 horas mas tarde nacio mi niño con 4 kilos y 53 cm. Solo me dieron 1 punto por dentro!!!
    Animo a todas las primerizas y no tengais miedo al parto que eso no es nada!!!!!

  4. Celebro que por fin haya gente que cuente la experiencia del parto de forma positiva. Siempre oigo contar lo malo y no los partos buenos. El mío también fue estupendo, no fue largo, ni doloroso. Llegue al hospital con 4 cm de dilatación (y eso que me tuvieron que romper la bolsa) y 4 horas después llego al mundo mi hijo (en la semana 37). No me hicieron episotonomia, solo me dieron 2 puntos internos, tampoco me rasuraron…etc.
    Animo al igual que en la anterior experiencia a todas las primerizas, y si tenéis un parto parecido o mejor, por favor contarlo !!!

  5. HOLA, ME ACABO DE ENTERAR QUE ESTOY EMBARAZADA, Y ESTAMOS SUPER CONTENTOS. EN MI CASO A PARTIR DE ESTE MES ME DA MUCHISIMA HAMBRE. QUE ME RECOMIENDAN COMER PARA ALIMENTAR SANO A MI BEBE DESDE AHORA. GRACIAS

  6. Hola, la alimentación de una embarazada ha de ser normal y sana, es decir, comer frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados… y eliminar el tabaco, el alcohol, medicamentos, drogas. Dormir lo necesario y llevar un ritmo de vida tranquilo y sin estrés.

  7. Hola, el parto no es muy doloroso, solo un poco 😉 Piensa que parte del dolor está en tu cerebro, si tu piensas que es doloroso y que lo vas a pasar mal vas a ir muy tensa lo cual dificulta el parto y es ahí cuando es más doloroso. Debes pensar que es algo natural, que muchas repiten, y que solo son unas horas. Piensa que ese dolor debe ser agradable porque es el que te va a unir con tu bebé. La naturaleza es sabia y a preparado a la mujer para parir, es algo natural, no vayas con miedo y si con la predisposición de ayudar a tu bebé a nacer.

Comments are closed.