Adolescentes “Qué maravilla”

Los adolescentes, a veces maravillosos y otras muchas insoportables, tienen grandes capacidades y un gran potencial pero carecen de la madurez necesaria para canalizarlo adecuadamente. Con el tiempo, los hijos han ido tomando posesión y control de todo en lo que a la familia se refiere. La autora de este libro, pedagoga y madre de dos hijos adolescentes, invita a los padres a reflexionar sobre la forma en la que se está educando y ejerciendo la paternidad actualmente, y ofrece valiosos consejos para rectificar y reconducir ciertas situaciones y, sobretodo a tomar las riendas de nuestros propios hogares. Nos enseña a conjugar la autoridad que como padres y adultos nos corresponde, con la ternura que hace falta para llegar a su interior, así como a sobrellevar y vivir mucho mejor la adolescencia de nuestros hijos.

.

Eva Bach Cobacho. Plataforma Editorial.

.

165 págs · Tapa blanda · 13,5×20 cm · ISBN: 9788496981072 · PVP: 16,00 € · COMPRAR

_______________________________________________________________________________________

ÍNDICE DE CONTENIDOS

.
Un puente entre dos mundos
Más claro y menos alto
Lo imperfecto también es perfecto
Las caricias, alimento del alma
Hace 5.000 años ya eran así
¿Entrañable y divertida, dice?
Al revés te lo digo para que me entiendas
Tú y yo no nacimos el mismo día
Cuando padres e hijos estamos “pavos”
Mayor que tú en edad y en madurez
No me llames Dolores ni me llames Lola
Yo la madre, tú el hijo
Así me lo enseñaron a mí mis padres
Si nosotros hemos salido bien, será que ellos no lo hicieron tan mal
Cuanto mejor, peor
Hoy lo haremos a la manera de tu padre
“Preciso, conciso y macizo”
“No me ralles” o bajo el síndrome de Peter Pan
Mi misión es “rallarte”
“Mamá, rállame, por favor”
Efectivamente, te estoy controlando
Todavía no…
Cuando cumplas los 18, esto no va a ser jauja
Libre tú pagando yo, va a ser que no
Sin vuelta de hoja
¿Más mano dura y menos contemplaciones?
No me mires así, que no estoy empanada
“Volando voy, volando vengo”
Si yo te hablo bien, tú me hablas bien
Mal de muchos, nos ayudamos entre todos
El televisor y el sofá son míos
Los “tope manta”
El “peaje” de ser padres
Servicio de traducción simultánea
Pequeños grandes actos de amor
Por el artículo 155
Déjame hacer mi vida
Los otros también existimos
Un favor y dos, si quieres
Un adulto de confianza cerca
¡Qué modernos y enrollados somos!
Lealtades insospechadas
Las niñas, de la madre; los niños, del padre
Tienes tres opciones
Moto no rima con suspenso
“Me alegro de que seas inteligente”
Reconocerlo, mejor que negarlo
Callar a tiempo
Todo, menos tomarnos el pelo
Máster del universo
Vida sólo tiene una
La primera vez en mi vida que tengo un hijo adolescente
Disimula, mula
Cuestiones “peliagudas”
Nos guste o no, la imagen cuenta
Ya sé que eres adolescente, pero… ¡tirandito para adulta, sin entretenerte!
Sexo, drogas & rock’n’roll
Nosotros ya hemos dado suficiente
En mi mesa vas a tener un plato, pero mejor que no te haga falta
Algo sagrado
Mirarlos con buenos ojos
Madurar es “volver a casa”
¿Te he dicho que te quiero?
.
Puedes leer el capítulo “Si yo te hablo bien, tú me hablas bien” en el artículo “Comunicación entre padres e hijos”
.